Horario: De lunes a viernes de 9h a 20h
  Contacto: 93 409 02 43 (Barcelona) / 96 321 11 31 (Valencia) / 871 027 034 (Ibiza)

Hambre emocional vs hambre real

Después de ver cómo una vez y otra en la consulta se repite el mismo patrón de comportamiento que conduce al sobrepeso me he decidido a hablar del tema: “Hambre real vs. Hambre emocional” porque creo que cuanto más se divulgue y se hable del tema más fácil será poder hacer tomar consciencia de los problemas invisibles que existen en la pérdida peso y sobretodo en la alimentación saludable.

Primero hay que diferenciar entre los dos conceptos.

El hambre real:  es aquel que lo vamos sintiendo poco a poco en nuestro estómago, no aparece de golpe. Empezamos a notar como unos “ruiditos” bastante incómodos, por cierto , que a veces según dónde estemos nos da hasta vergüenza. Este tipo de hambre no se puede engañar con nada, debemos comer; nuestro estómago nos manda las señales de que esta vacío y necesita nutrientes y alimento. Una vez que cubrimos este hambre con alimentos saludables nos sentimos mejor.

El hambre emocional: es aquel hambre que ocurre espontáneamente, de repente. La sensación del hambre emocional, es que tienes que cubrir ese hambre como sea y además con productos altos en azúcares o grasas  y normalmente responde a una necesidad de cubrir el aburrimiento o como forma de recompensa después de un día de trabajo. ¿Cuántas veces no te has dicho? “hoy ha sido un día muy duro o he conseguido algo muy bueno me merezco un premio ….¡un pastel!” .  O como forma de cubrir un momento de tristeza, ¿Quién no tiene la imagen de la típica peli americana en la que se ve una chica que le ha dejado el novio y esta en el sofá comiéndose un litro de helado? . O de tomar un descanso “ porque me lo merezco” :… Son múltiples las excusas que pueden conducirte a comer de forma emocional y no porque tienes hambre real y tu cuerpo realmente lo necesita.

Cada vez que comes de forma emocional estás transformando ese alimento en grasas que se acumulan en tu cuerpo, porque es comida que no necesitas.

Otra característica es que después de haber cubierto este hambre emocional, te invade un sentimiento de culpa, ya que tu parte racional se da cuenta que realmente te lo has comido por otra razón que no la estricta de alimentarte.

Si a partir de ahora cada vez que tengas hambre paras un momento y te preguntas : “Que tipo de hambre estoy teniendo?” Ya verás como muchas de las veces que hubieras comido ya no lo harás al darte cuenta que estas cubriendo otras necesidades con la comida. Un truco: cuando identifiques el hambre emocional respira 3 o 4 veces profundamente , bébete 2 vasos de agua y cambia la actividad que estés realizando en ese momento. Por ejemplo: si estas en el sofá, levántate, realiza respiraciones, bebe agua y llama a una amiga u ordena el armario o sal a la calle, en pocos minutos tu hambre desaparecerá.

Si quieres saber más acerca de cómo eliminar este tipo de hambre emocional, o si necesitas ayuda con ello, haz clic aquí y pide una primera cita totalmente gratuita y sin compromiso, estaremos encantados de ayudarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *