Horario: De lunes a viernes de 9h a 20h
  Contacto: 93 409 02 43 (Barcelona) / 96 321 11 31 (Valencia) / 871 027 034 (Ibiza)

¿Cómo disfrutar de las fiestas sin engordar? ¡Usa el poder de tu mente!

Antes que nada, hay que tener muy claro que las fiestas navideñas son para disfrutar y no amargarse la vida pensando en cada caloría que ingieres cada vez que comes un turrón o un mazapán. La idea es disfrutar de todo un poco, pero sin caer en los excesos y aquí te decimos cómo hacerlo.
-Presta atención a la comida: Coge un plato y sírvete lo que vayas a comer. Mientras comes, presta atención a tu comida y observa como la comida va desapareciendo del plato. Tu cerebro tiene que procesar esa información, así este sabrá que ya has comido lo suficiente.
-Sírvete en platos pequeños: A la mayoría les gusta ver el plato lleno de comida, si pones la comida en platos pequeños, por tanto menos cantidad, tu cerebro no se dará cuenta sino registrará que está lleno y que hay suficiente comida y sobretodo que no se ha quedado corto.
-Come lentamente: El truco es muy sencillo, suelta los cubiertos entre bocado y bocado. Hasta que no hayas tragado no cojas los cubiertos de nuevo; así comerás más lento y masticarás más veces la comida procesando mejor los alimentos y dándole tiempo a tu cerebro para avisarte cuando realmente estas satisfecho.
-Aprende a diferenciar el hambre real del emocional:  Saber diferenciar entre el hambre verdadero ( físico o real) y el hambre emocional nos garantizara nuestro éxito. 

El hambre verdadero lo vamos sintiendo poco a poco en nuestro estómago, no aparece de golpe, lo notamos fisicamente como una sensación, a veces incomoda en nuestro estómago.
El hambre emocional, se manifiesta espontáneamente, de golpe, muchas veces sin sensación física y normalmente corresponde a la necesidad de cubrir una emoción o sentimiento, por ejemplo el aburrimiento, nerviosismo, stress, ansiedad, etc.; también se presenta en forma de recompensa después de algo bien hecho o simplemente por costumbre, por ejemplo si veo una peli en casa como patatas fritas. 

Debemos comer solo cuando tenemos hambre físico y para ello necesitamos prestar atención a lo que comemos y a las señales de nuestro estómago.

La próxima vez que sientas que tienes hambre emocional no vayas corriendo a la nevera o despensa, respira un par respiraciones profundas, tomate 2 vasos de agua y cambia la actividad que estés haciendo ya verás como ese hambre desaparece.

 Si quieres saber más acerca de cómo puedes entrenar tu cerebro para aprender a comer y no engordar, haz clic aquí y pide una primera cita gratuita para conocer el Método KAI.

 

foto: <a href=’https://www.freepik.es/foto-gratis/vista-superior-de-cena-de-navidad-con-platos-de-sopa_1402009.htm’>Designed by Freepik</a>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *