Horario: De lunes a viernes de 9h a 20h
  Contacto: 93 409 02 43 (Barcelona) / 96 321 11 31 (Valencia) / 871 027 034 (Ibiza)

All Posts in Category: malos hábitos

¿Podemos disfrutar de la comida sin ansiedad?

¿Podemos disfrutar de la comida sin ansiedad?

¿Eres de los que arrasas con la nevera al salir del trabajo? ¿Comes de manera compulsiva? ¿Cuándo tienes preocupaciones necesitas comer alimentos muy dulces y super calóricos?

Sabes que esto es hambre emocional y no hambre real, ¿verdad?

Muchas veces, sin padecer trastornos alimentarios, tendemos a comer de forma ansiosa. Es muy “típico” que por las tardes y hacía la noche, cuando llegamos a casa tengamos las ganas de “arrasar” en la cena e incluso post-cena. ¿Y sabemos porque nos pasa esto? Esto nos suele pasar porque durante el día no hemos comido suficiente, pero como todo, no es el único motivo, hay muchos más motivos.

Por ejemplo, en las mujeres, durante la fase de la semana previa a la regla, aumenta el apetito y sobre todo por los alimentos muy dulces. Esto es debido a los niveles de estrógenos y progesterona, que en esas fechas han disminuido.

Como hemos mencionado anteriormente, otro motivo puede ser el hambre emocional, gestionamos las emociones a través de la comida, pensamos que nos alivia el nerviosismo, aburrimiento…etc.

Si estos síntomas fueran más allá y de verdad comieras de manera descontrolada es recomendable analizar el porque de esto motivo, que es lo que lo causa y así evitarás tener los sentimientos de culpabilidad y frustración.

Queremos darte unas pautas para combatir la ansiedad y seguir unas pautas nutricionales saludables.

  1. Evitar dietas restrictivas: no debemos eliminar grupos de alimentos, como, por ejemplo, los hidratos de carbono. Si lo haces, te causará más ansiedad y aparte puedes tener repercusiones negativas a tu salud.
  2. Identifica el tipo de hambre, es decir, si ES REAL o bien va ligada a algún sentimiento, estado de ánimo, etc. (HAMBRE EMOCIONAL).
  3. En casa ten alimentos saludables, evita los NO SALUDABLES. Si no los tienes no podrás caer en tentaciones.
  4. Después de comer, aparte de ser obvio la limpieza bucal, lávate los dientes, si, ¡sí! Te hará quitarte las ganas de seguir comiendo. A parte, mantente ocupado con otras actividades y distraer la mente.
  5. Evita bebidas excitantes, intenta tomar infusiones relajantes; así como practica yoga, meditación, etc. Son buenas aliadas para reducir el estrés y l
  6. Cuando vayas a comprar, haz una lista de la compra y sobre todo, ve con el estómago lleno, si vas con el estómago vacío estarás más vulnerable a caer en tentaciones de alimentos ricos en azúcares y grasas.
  7. ¡No te saltes nunca el desayuno! Y sobre todo come cada 3 horas. Tanto en la comida como en la cena debe haber verduras y/o hortalizas ya que son ricas en fibra y te harán sentir saciado durante más tiempo.
  8. El desayuno debe ser el aporte nutricional más importante del día, debe ser a base de hidratos, por ejemplo, la avena es un cereal saciante rico en los tres principales nutrientes, hidratos, grasas y proteínas. Combina la avena con un yogur desnatado o leche vegetal y una tortilla…etc.
  9. Los tentempiés deben ser acompañados de una fruta y algo de proteína, la combinación de proteína y fibra te harán estar saciado por más tiempo. Rellenas el cuerpo de gasolina para acelerar el metabolismo y a la vez evitas picar cosas que no nos aportan ningún tipo de nutriente favorable a nuestro organismo.
  10. No comas deprisa, mastica, tómatelo con calma ya que la señal de saciedad de nuestroestomago al cerebro tarda unos 30 minutos. 

Si pones estos consejos en práctica verás que muchas veces que has estado por picando por sensación de hambre, es un hambre totalmente emocional evocado a la alimentación.

Con el METODO KAI te ayudamos a gestionar todas estas emociones evocadas a la comida y que nos llevan a unos malos hábitos perjudiciales para nuestra salud y a la vez malos para nuestra autoestima en cuanto al tema físico.

Solicita una 1ª visita totalmente gratuita y sin compromiso

Leer más

Hambre emocional vs hambre real

Después de ver cómo una vez y otra en la consulta se repite el mismo patrón de comportamiento que conduce al sobrepeso me he decidido a hablar del tema: “Hambre real vs. Hambre emocional” porque creo que cuanto más se divulgue y se hable del tema más fácil será poder hacer tomar consciencia de los problemas invisibles que existen en la pérdida peso y sobretodo en la alimentación saludable.

Primero hay que diferenciar entre los dos conceptos.

El hambre real:  es aquel que lo vamos sintiendo poco a poco en nuestro estómago, no aparece de golpe. Empezamos a notar como unos “ruiditos” bastante incómodos, por cierto , que a veces según dónde estemos nos da hasta vergüenza. Este tipo de hambre no se puede engañar con nada, debemos comer; nuestro estómago nos manda las señales de que esta vacío y necesita nutrientes y alimento. Una vez que cubrimos este hambre con alimentos saludables nos sentimos mejor.

El hambre emocional: es aquel hambre que ocurre espontáneamente, de repente. La sensación del hambre emocional, es que tienes que cubrir ese hambre como sea y además con productos altos en azúcares o grasas  y normalmente responde a una necesidad de cubrir el aburrimiento o como forma de recompensa después de un día de trabajo. ¿Cuántas veces no te has dicho? “hoy ha sido un día muy duro o he conseguido algo muy bueno me merezco un premio ….¡un pastel!” .  O como forma de cubrir un momento de tristeza, ¿Quién no tiene la imagen de la típica peli americana en la que se ve una chica que le ha dejado el novio y esta en el sofá comiéndose un litro de helado? . O de tomar un descanso “ porque me lo merezco” :… Son múltiples las excusas que pueden conducirte a comer de forma emocional y no porque tienes hambre real y tu cuerpo realmente lo necesita.

Cada vez que comes de forma emocional estás transformando ese alimento en grasas que se acumulan en tu cuerpo, porque es comida que no necesitas.

Otra característica es que después de haber cubierto este hambre emocional, te invade un sentimiento de culpa, ya que tu parte racional se da cuenta que realmente te lo has comido por otra razón que no la estricta de alimentarte.

Si a partir de ahora cada vez que tengas hambre paras un momento y te preguntas : “Que tipo de hambre estoy teniendo?” Ya verás como muchas de las veces que hubieras comido ya no lo harás al darte cuenta que estas cubriendo otras necesidades con la comida. Un truco: cuando identifiques el hambre emocional respira 3 o 4 veces profundamente , bébete 2 vasos de agua y cambia la actividad que estés realizando en ese momento. Por ejemplo: si estas en el sofá, levántate, realiza respiraciones, bebe agua y llama a una amiga u ordena el armario o sal a la calle, en pocos minutos tu hambre desaparecerá.

Si quieres saber más acerca de cómo eliminar este tipo de hambre emocional, o si necesitas ayuda con ello, haz clic aquí y pide una primera cita totalmente gratuita y sin compromiso, estaremos encantados de ayudarte

Leer más

¿Malos hábitos? Elimínalos, sí se puede.

Vivimos a un ritmo y en un mundo tan acelerados que pocas son las veces que nos detenemos a pensar en lo que estamos haciendo, en porqué lo estamos haciendo y cómo nos está afectando. Por eso no es de extrañar que cada vez seamos más permisivos con aquellos malos hábitos y costumbres que afectan nuestra salud.

¿Qué es un mal hábito?

Un mal hábito es un comportamiento o actitud que desarrollamos como consecuencia de una determinadas creencias o aprendizaje, como fumar, por ejemplo. Muchas de las personas que comenzaron a fumar desde muy jóvenes lo hicieron porque quizá creían que eso les hacía parecer más mayores y finalmente lo siguieron haciendo porque se transformó en costumbre.

Los malos hábitos pueden adquirirse cuando la persona se encuentra en situación de depresión o estrés, cuando se tiene una baja autoestima o también a través de influencias del entorno. (familia, amigos, compañeros…etc)

Hay que presta mucha atención a nuestras costumbres y forma de hacer la cosas, ya que los malos hábitos tienen consecuencias negativas en nuestra calidad de vida, así como en nuestra salud física y mental; algunos malo hábitos pueden conducir a los vicios y adicciones y otros pueden ocasionar daños irreparables.

Existen muchos malos hábitos, algunos de ellos se definen dependiendo del entorno cultural, pero en líneas generales podríamos mencionar los más comunes y perjudiciales.

  • Dormir poco
  • No hacer ejercicio
  • No comer de forma balanceada
  • Comer en exceso
  • Comerse las uñas
  • No respetar nuestro propio espacio y tiempo
  • Dejar todo para después (creando gran carga de estrés)
  • Asumir retos sin prepararnos para ello.

Vencer los malos hábitos requiere de esfuerzo, tiempo y constancia. Muchas veces nos proponemos hacerlo y terminamos dejándonos llevar por la situación. Si necesitas ayuda con algún mal hábito que no logras erradicar, haz clic aquí y pide tu primera cita gratuita del Método KAI, verás como sí se puede cambiar.

 

Fotografía: <a href=’http://www.freepik.es/foto-gratis/chica-rubia-expresion-de-preocupacion_1031875.htm’>Designed by Freepik</a>

Leer más