Horario: De lunes a viernes de 9h a 20h
  Contacto: 93 409 02 43 (Barcelona) / 96 321 11 31 (Valencia) / 871 027 034 (Ibiza)

All Posts in Category: estrés

El estrés y la salud

Vivimos en una sociedad en la que, estar, o sentirse estresado se percibe como algo tan natural que parece formar parte de nuestra rutina diaria. Aceptamos y vivimos el estrés como si fuese ¨normal¨ cuando en realidad nos está afectando mucho más de lo que pensamos.

Una cosa es el estrés que se genera de situaciones puntuales como frenar el coche de golpe porque cruzó alguien sin aviso o la reacción de un estudiante ante una prueba sorpresa. Ese tipo de estrés sí es natural y de alguna forma es el que nos mantiene alerta y el que de alguna forma ha asegurado la supervivencia de la raza humana. A ver, que un cavernícola corriendo delante de un dinosaurio se salvaba gracias al estrés que lo ponía a correr.

El estrés se transforma en un problema cuando pasa a ser parte de nuestras emociones diarias. En resumen, el estrés puntual es bueno y necesario, pero el diario nos termina enfermando, literalmente.

¿Cómo funciona el estrés?

De acuerdo con numerosos estudios, cuando la persona percibe una amenaza o se siente presionada, el hipotálamo inicia un sistema de alarma en el cuerpo a través del sistema nervioso y hormonas como la adrenalina y el cortisol.  La adrenalina aumenta el ritmo cardiaco, la presión arterial y aumenta el suministro de energía, mientras que el cortisol favorece la producción de glucosa en la sangre, altera las respuestas del sistema inmune, digestivo, reproductor y los procesos de crecimiento.

Por ello, la frecuente exposición al estrés genera enfermedades. Entre los problemas de salud generados por el estrés se encuentran:

 

Obesidad y sobrepeso.

Enfermedades cardíacas.

Depresión.

Acné.

Úlceras.

Insomnio.

Disminución de fertilidad.

Diabetes.

 

fotografía: <a href=”http://www.freepik.es/foto-gratis/agencia-joven-adulto-profesion-destaco-negro_1077974.htm”>Diseñado por Freepik</a>

Leer más

Ansiedad

A veces nos encontramos mal y no sabemos exactamente por qué. Hay quienes incluso pasan largos períodos de tiempo bajo un constante estado de exaltación y angustia al cual intentan adaptarse porque simplemente no saben cómo enfrentarlo ni qué nombre ponerle a lo que les está sucediendo. A esto se le llama ansiedad.

La ansiedad es un mal bastante común en estos tiempos y al cual se le define como ¨un estado mental que se caracteriza por una gran inquietud, intensa excitación y extrema inseguridad¨ La ansiedad es un sentimiento normal cuando se trata de eventos puntuales ya que nos sirve para afrontar situaciones que ameritan ponernos en alerta, como por ejemplo: Una entrevista de trabajo, llegar a tiempo a una cita, practicar un deporte extremo, darnos cuenta que hemos perdido el móvil…etc.  Pero cuando se transforma en parte del día a día, controlando nuestras emociones y afectando nuestra salud hay que prestar atención y buscar una solución.

Trastorno de ansiedad generalizada

Como ya mencionamos, la ansiedad es un sentimiento que se genera ante situaciones de peligro o riesgo;   es una respuesta que permite a la persona prepararse para lo que viene y así reaccionar de forma eficaz; hasta aquí la ansiedad es normal e incluso necesaria. Sin embargo existen personas que viven en un constante estado de ansiedad y esto se conoce como un trastorno de ansiedad generalizado que puede ser ocasionado por un tema genético, por el consumo de anfetaminas, consumo de alcohol, hipotiroidismo o estrés, este último conocido por todos.

Principales síntomas de la ansiedad

Cuando los episodios de ansiedad de alargan en el tiempo y la persona se encuentra viviendo constantemente con los siguientes síntomas hay que buscar ayuda.  Existen muchas formas en las que se puede apreciar que una persona sufre de ansiedad, pero las más comunes son:

–       Nerviosismo constante

–       Irritabilidad

–       Ataques de pánico

–       Dolores de cabeza, espalda, cuello..etc

–       Debilidad y cansancio extremo

–       Fatiga

–       Problemas para conciliar el sueño

–       Excesiva sudoración

–       Dificultad para respirar

–       Vómitos

–       Diarrea

Cuando algunos de estos síntomas son una constante en nuestras vidas es importante hacer una pausa y asimilar lo que está sucediendo. A algunas personas les ayuda y alivia hablarlo con un amigo o familiar cercano. Consultarlo con un profesional es siempre buena idea e imprescindible si los síntomas son agudos. Si necesitas a ayuda puedes ponerte en contacto con nosotros haciendo click aquí.

 

Leer más

¿Malos hábitos? Elimínalos, sí se puede.

Vivimos a un ritmo y en un mundo tan acelerados que pocas son las veces que nos detenemos a pensar en lo que estamos haciendo, en porqué lo estamos haciendo y cómo nos está afectando. Por eso no es de extrañar que cada vez seamos más permisivos con aquellos malos hábitos y costumbres que afectan nuestra salud.

¿Qué es un mal hábito?

Un mal hábito es un comportamiento o actitud que desarrollamos como consecuencia de una determinadas creencias o aprendizaje, como fumar, por ejemplo. Muchas de las personas que comenzaron a fumar desde muy jóvenes lo hicieron porque quizá creían que eso les hacía parecer más mayores y finalmente lo siguieron haciendo porque se transformó en costumbre.

Los malos hábitos pueden adquirirse cuando la persona se encuentra en situación de depresión o estrés, cuando se tiene una baja autoestima o también a través de influencias del entorno. (familia, amigos, compañeros…etc)

Hay que presta mucha atención a nuestras costumbres y forma de hacer la cosas, ya que los malos hábitos tienen consecuencias negativas en nuestra calidad de vida, así como en nuestra salud física y mental; algunos malo hábitos pueden conducir a los vicios y adicciones y otros pueden ocasionar daños irreparables.

Existen muchos malos hábitos, algunos de ellos se definen dependiendo del entorno cultural, pero en líneas generales podríamos mencionar los más comunes y perjudiciales.

  • Dormir poco
  • No hacer ejercicio
  • No comer de forma balanceada
  • Comer en exceso
  • Comerse las uñas
  • No respetar nuestro propio espacio y tiempo
  • Dejar todo para después (creando gran carga de estrés)
  • Asumir retos sin prepararnos para ello.

Vencer los malos hábitos requiere de esfuerzo, tiempo y constancia. Muchas veces nos proponemos hacerlo y terminamos dejándonos llevar por la situación. Si necesitas ayuda con algún mal hábito que no logras erradicar, haz clic aquí y pide tu primera cita gratuita del Método KAI, verás como sí se puede cambiar.

 

Fotografía: <a href=’http://www.freepik.es/foto-gratis/chica-rubia-expresion-de-preocupacion_1031875.htm’>Designed by Freepik</a>

Leer más