Horario: De lunes a viernes de 9h a 20h
  Contacto: 93 409 02 43 (Barcelona) / 96 321 11 31 (Valencia) / 871 027 034 (Ibiza)

ACTITUDES QUE TE SANAN

En anteriores entradas de este blog te hemos hablado de alimentos sanos para tu organismo, aquellos que te benefician y te ayudan a estar bien. Pero si quieres lograr un cambio hacia una calidad de vida plena debes acompañar tus rutinas con actitudes positivas. Estas actitudes, estas maneras de asimilar lo que nos pasa e incluso lograr que nos pasen cosas buenas, son la base del camino para lograr todo aquello que te propongas.

Hoy voy a darte seis sugerencias para que las integres en tu día a día. Puede que al principio te cueste e incluso pienses que no lo vas a conseguir. Persevera e inténtalo tantas veces como flaquees hasta que formen parte de tu rutina. ¡Sus beneficios son para siempre!

1/ Piensa en positivo. Convierte las dificultades en oportunidades. Ver el “vaso medio lleno” aumenta la esperanza de vida, reduce el estrés y fortalece el sistema inmune.

2/ Practica técnicas de meditación. No hace falta que te compliques ni necesitas demasiado tiempo al día. Busca un rincón tranquilo, sin ruidos ni colores estridentes, y dedica diez minutos cada jornada a dejar fluir tus pensamientos, sin analizarlos ni juzgarlos. Sentirás paz y tranquilidad. Tu ritmo cardíaco se desacelera y se favorece la actividad cerebral estimulando la creatividad.

3/ Haz ejercicio moderado. No hace falta que te apuntes a un gimnasio ni que te extenúes encima de una bicicleta estática. Empieza caminando 30 minutos al día a un ritmo adecuado a tu estado físico. Debes poder respirar sin jadear. Poco a poco podrás ir incrementando la marcha. Busca parques y espacios al aire libre. Bajarás de peso y te tonificarás. Los beneficios psicológicos no son menores, rebajarás estrés y aumentarás tu autoestima.

4/ Agradece cada día. Sí, como lo oyes, la gratitud sana. El estudio “Correlaciones neuronales de la gratitud” (Dpto. de Psicología de la Universidad del Sur de California) establece que la actitud de agradecer “produce resultados positivos muy importantes: satisfacción, vitalidad, autoestima y deseos de ofrecer apoyo emocional y tangible a otras personas”.

5/ Cuida tu alimentación. Tu cuerpo es tu templo. Obsérvale, escúchale, conoce que alimentos le gustan, le dan energía y le sientan bien. Aliméntate de forma consciente, centrada en ese momento, saborea y mastica bien la comida que te cuida.

6/ Busca tiempo para ti. Cada día reserva unos minutos para hacer algo que te guste; leer, pintar, escuchar música o simplemente escucharte, valorar que sientes, que quieres, hacia donde te encaminas. Es una inversión en salud.

Si has llegado hasta aquí respira hondo y comprométete contigo misma. Mañana y todos los días pueden ser un gran día.

Contáctanos y empieza tu cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *