Horario: De lunes a viernes de 9h a 20h
  Contacto: 93 409 02 43 (Barcelona) / 96 321 11 31 (Valencia) / 871 027 034 (Ibiza)

Archive for septiembre 2017

Cómo transformar los días malos en buenos.

Todos tenemos días buenos y días malos. Estos últimos pueden hacerse eternos y a veces alargarse más de lo que quisiéramos, afortunadamente existen pequeños trucos para sortearlos e incluso transformarlos en un buen día.

Más allá de los eventos positivos o negativos que conformen nuestro día, es la actitud que asumamos frente a los obstáculos o reveses, la que determinará nuestro estado de ánimo y como consecuencia la percepción de nuestro entorno. Aquí te daremos unos sencillos trucos para cambiar tu estado de ánimo cuando sientas que no estás teniendo un buen día.

1-Pon tu mente en modo positivo. Esto es algo que se recomienda hacer todos los días ya que la mente, al igual que un músculo, debe ser entrenada; por eso se recomienda que antes de ir a dormir hagamos un repaso de todas las cosas buenas que tenemos, que nos han pasado o que simplemente nos hacen felices, así nuestra mente se acostumbra a enfocarse en las cosas buenas y positivas.

2- Medita. Lejos de lo que muchos piensan, meditar es fácil e incluso hacerse en cualquier lugar y momento. Practica la meditación de forma diaria y comprobarás que cuando estés teniendo un mal día o momento, la meditación te ayudará a cambiar tu estado de ánimo.

3- Respira. Hacer ejercicios de respiración profunda en momento de mucha tensión, no solo ayuda a relajarse, sino que sirve para aclarar la mente y cambiar tu estado de ánimo de forma rápida.

4-Haz algo divertido. Cuando estés teniendo un mal día, busca algo divertido que hacer, algo que te guste. No solo alejará tu mente de lo que te agobia, sino que resultará placentero.

4- Busca a un buen amigo.  Conectarse con personas a las que apreciamos y con las que tenemos cosas en común, es la mejor manera de transformar los días grises en soleados. Esos amigos con los que no hace falta ni hablar para saber lo que pensamos son el mejor antídoto para la tristeza y depresión.

Es importante comprender que solo nosotros tenemos el poder de transformar las cosas negativas en positivas. No siempre resulta fácil, pero existen herramientas que te permiten hacerlo. Si quieres conocer qué herramientas te pueden ayudar, haz clic aquí, el Método KAI te puede ayudar.

 

fotografía: <a href=”http://www.freepik.es/foto-gratis/chica-sonriendo-conduciendo-un-coche-descapotable_960640.htm”>Diseñado por Freepik</a>

 

 

Leer más

¿Cómo sobrevivir a la vuelta de vacaciones?

Es un hecho, el síndrome post vacacional existe y lo sufrimos todos: los que vuelven al trabajo, a la universidad o al cole. En fin, que después de un período de vacaciones la vuelta a la rutina se presenta como un huracán de emociones que provocan en la persona sensaciones de ansiedad, agitación y estrés, sin mencionar tristeza, melancolía y hasta rabia al tener que enfrentar la vuelta a la rutina. La cuestión es, ¿se puede hacer algo al respecto?, ¿podemos aliviar esas sensaciones?… ¡pues, sí!, aquí te decimos cómo.

  • Prepárate el día antes de comenzar, deja todo organizado y listo para comenzar, desde la ropa que te vas a poner hasta lo que llevarás de comida.
  • Comienza todo gradualmente, en especial en los puestos de trabajo. No intentes ponerte al día apenas regreses. Traza un plan y planifica tu semana seleccionando solo aquello de máxima prioridad, lo demás lo irás retomando poco a poco.
  • No te partas la cabeza pensando en las cosas que no te gustan de tu trabajo o tu rutina. Enfócate en lo positivo, en lo que te gusta.
  • No te anticipes a lo que va a suceder, vive el momento y desarrolla tus labores a medida que el día suceda.
  • Duerme bien, ve a la cama más temprano de lo normal y con una cena ligera.
  • Disfruta del fin de semana y los ratos libres, no te lleves ni el trabajo ni las preocupaciones a casa.
  • Inicia una actividad deportiva, eso sí, progresivamente. Esto te ayudará a mantener no solo tu forma física sino mental.

A veces el estrés y la ansiedad son sensaciones que no solo experimentas al regresar de las vacaciones, sino que permanecen en el tiempo. Por eso es importante aprender a gestionar nuestras emociones para vivir más felices y tranquilos. Si deseas saber cómo hacerlo haz clic aquí y ponte en contacto con nosotros, el Método KAI tiene mucho que ofrecerte.

 

Leer más

El estrés y la salud

Vivimos en una sociedad en la que, estar, o sentirse estresado se percibe como algo tan natural que parece formar parte de nuestra rutina diaria. Aceptamos y vivimos el estrés como si fuese ¨normal¨ cuando en realidad nos está afectando mucho más de lo que pensamos.

Una cosa es el estrés que se genera de situaciones puntuales como frenar el coche de golpe porque cruzó alguien sin aviso o la reacción de un estudiante ante una prueba sorpresa. Ese tipo de estrés sí es natural y de alguna forma es el que nos mantiene alerta y el que de alguna forma ha asegurado la supervivencia de la raza humana. A ver, que un cavernícola corriendo delante de un dinosaurio se salvaba gracias al estrés que lo ponía a correr.

El estrés se transforma en un problema cuando pasa a ser parte de nuestras emociones diarias. En resumen, el estrés puntual es bueno y necesario, pero el diario nos termina enfermando, literalmente.

¿Cómo funciona el estrés?

De acuerdo con numerosos estudios, cuando la persona percibe una amenaza o se siente presionada, el hipotálamo inicia un sistema de alarma en el cuerpo a través del sistema nervioso y hormonas como la adrenalina y el cortisol.  La adrenalina aumenta el ritmo cardiaco, la presión arterial y aumenta el suministro de energía, mientras que el cortisol favorece la producción de glucosa en la sangre, altera las respuestas del sistema inmune, digestivo, reproductor y los procesos de crecimiento.

Por ello, la frecuente exposición al estrés genera enfermedades. Entre los problemas de salud generados por el estrés se encuentran:

 

Obesidad y sobrepeso.

Enfermedades cardíacas.

Depresión.

Acné.

Úlceras.

Insomnio.

Disminución de fertilidad.

Diabetes.

 

fotografía: <a href=”http://www.freepik.es/foto-gratis/agencia-joven-adulto-profesion-destaco-negro_1077974.htm”>Diseñado por Freepik</a>

Leer más

Ansiedad

A veces nos encontramos mal y no sabemos exactamente por qué. Hay quienes incluso pasan largos períodos de tiempo bajo un constante estado de exaltación y angustia al cual intentan adaptarse porque simplemente no saben cómo enfrentarlo ni qué nombre ponerle a lo que les está sucediendo. A esto se le llama ansiedad.

La ansiedad es un mal bastante común en estos tiempos y al cual se le define como ¨un estado mental que se caracteriza por una gran inquietud, intensa excitación y extrema inseguridad¨ La ansiedad es un sentimiento normal cuando se trata de eventos puntuales ya que nos sirve para afrontar situaciones que ameritan ponernos en alerta, como por ejemplo: Una entrevista de trabajo, llegar a tiempo a una cita, practicar un deporte extremo, darnos cuenta que hemos perdido el móvil…etc.  Pero cuando se transforma en parte del día a día, controlando nuestras emociones y afectando nuestra salud hay que prestar atención y buscar una solución.

Trastorno de ansiedad generalizada

Como ya mencionamos, la ansiedad es un sentimiento que se genera ante situaciones de peligro o riesgo;   es una respuesta que permite a la persona prepararse para lo que viene y así reaccionar de forma eficaz; hasta aquí la ansiedad es normal e incluso necesaria. Sin embargo existen personas que viven en un constante estado de ansiedad y esto se conoce como un trastorno de ansiedad generalizado que puede ser ocasionado por un tema genético, por el consumo de anfetaminas, consumo de alcohol, hipotiroidismo o estrés, este último conocido por todos.

Principales síntomas de la ansiedad

Cuando los episodios de ansiedad de alargan en el tiempo y la persona se encuentra viviendo constantemente con los siguientes síntomas hay que buscar ayuda.  Existen muchas formas en las que se puede apreciar que una persona sufre de ansiedad, pero las más comunes son:

–       Nerviosismo constante

–       Irritabilidad

–       Ataques de pánico

–       Dolores de cabeza, espalda, cuello..etc

–       Debilidad y cansancio extremo

–       Fatiga

–       Problemas para conciliar el sueño

–       Excesiva sudoración

–       Dificultad para respirar

–       Vómitos

–       Diarrea

Cuando algunos de estos síntomas son una constante en nuestras vidas es importante hacer una pausa y asimilar lo que está sucediendo. A algunas personas les ayuda y alivia hablarlo con un amigo o familiar cercano. Consultarlo con un profesional es siempre buena idea e imprescindible si los síntomas son agudos. Si necesitas a ayuda puedes ponerte en contacto con nosotros haciendo click aquí.

 

Leer más